en Castellano

Cómo ser neotemplario hoy y la búsqueda espiritual en Occidente

Posted on

neotemplarios4
NOTA previa de A. Almazán:
 
Este texto forma parte de la conferencia pronunciada por frey Patrick Emile Bracco en Sigüenza dentro de los actos conmemorativos del 880 Aniversario de la fundación de la Orden del Temple, año de 1998 de la era de Cristo; actos organizados por el Gran Priorato Español de la Orden Soberana y Militar del Temple de Jerusalén (OSMTJ). En esta reunión estaban presentes los grandes priores de España, Portugal, Escocia y Escandinavia. Asimismo había delegados de los prioratos de Hungría, Inglaterra, Francia y Alemania.
 
Patrick Emile Bracco era, a la sazón, comendador y nuncio de la OSMTJ de España en Francia, Apoderado de la Comendadoría de las Tierras Ocitnas, y representante en Niza, París, Montpellier, Toulon y Limoges-Poitiers.
 
En nuestra opinión el espíritu rector de esta disertación de Bracco plasma lo que diversos investigadores del Temple y del neotemplarismo francmasónico estiman lo que posiblemente latía en los auténticos y orales (no escritos) “Estatutos Secretos del Temple”.
 
Obsérvese la crítica que realiza a muchos grupos neotemplarios e incluso a miembros de la propia OSMTJ no inmersos en ese “espíritu templario” que él expone. Asimismo véase su reiterada insistencia en la subsistencia de un esoterismo cristiano en el seno del Temple y de su constante tener presente a Dios, a Gloria de cuyo Nombre el Temple elevó su divisa y acción.
 
La conferencia tuvo lugar el 1 de octubre, víspera de San Saturio. Reitero, por mi parte, que nunca he formado parte de ninguna asociación neotemplaria, aunque como periodista especializado en estos temas he asistido a algunas celebraciones neotemplarias como invitado e incluso conferenciante.
___________________________________________________
 
CÓMO SER TEMPLARIO HOY: EL CAMINO DE UNA BÚSQUEDA ESPIRITUAL EN EL MUNDO OCCIDENTAL
 
PATRICK EMILE BRACCO
En nuestros días, a través de toda Europa o América, se constata un florecimiento de movimientos templarios, como si el hecho de añadir la palabra Temple o Templario a cualquier grupo bastara para darle título.
 
Es cierto que en el seno de algunos de estos grupos se encuentra un verdadero espíritu caballeresco cristiano. Pero al lado de esto, ¿de cuántas manifestaciones patológicas podemos ser testigos?
No hablaré de estos bravos “Templarios” que no presentan más que el aspecto de guardianes de cementerios encargados de realizar el plan de las sepulturas, o todavía de estos hiper-especialistas históricos, más ratas de biblioteca que auténticos hombres de terreno. En todos estos casos, el espíritu templario está bien lejos. Pero ¿en qué términos podemos definir hoy el espíritu templario?
 
Cuando era aceptado como templario, este último debía conformarse con ciertas obligaciones de la Regla del Temple, que eran: la obediencia, la castidad, la pobreza, la fraternidad, la hospitalidad y el servicio a los ejércitos. No olvidemos que el Temple era una orden monástica y que sus miembros debían seguir sus reglas de una manera estricta.
 
El espíritu templario reposaba sobre ellas y su respeto representaba una apuesta sublime donde el honor y la fe tenían partes iguales.
 
Este espíritu animaba a los hombres que debían ser, a la vez, santos héroes, especulativos y hombres de acción, administradores y jefes de guerra. Debían aceptar, además, que la acción personal servía a la comunidad y no a la reputación de un hombre, por alto que estuviese en la jerarquía. Y todavía más que la gloria del Temple, servir a la gloria de Dios. Se trataba de ser digno del blanco manto y digno de sí mismo, saber conducirse en este mundo de ilusiones como un verdadero servidor de Cristo.
Pero hoy día, ¿cómo se puede, por una parte, conciliar estas obligaciones con la vida profana y, por otra parte, defender el ideal cristiano en un mundo donde reina la indiferencia?
 
Nuestra Orden actual no tiene una vocación monástica, así como también las obligaciones del Templario deben ser interpretadas con detenimiento. El mundo y las cosas han evolucionado desde el siglo XII, también es preciso saber adaptar estas reglas.
 
La castidad no debe ser una ausencia de relación carnal con el ser amado, sino más bien una huida de toda impureza y de todo desahogo malsano.
 
Tratar de reencontrar el verdadero sentido del amor físico, dándole su lugar como en el amor afable, una fusión de dos seres humanos no sólo por unos instantes, sino por toda una vida.
La pobreza: tampoco es cuestión aquí de comprometer a los Caballeros en la pobreza absoluta, sino hacerles comprender que en un momento se puede perder todo en la vida, pero la verdadera riqueza no está en los bienes exteriores, sino en lo que hay en el corazón.
 
Es preciso saber también, y esto concierne a otras dos obligaciones que son la fraternidad y la hospitalidad, que el templario debe saber compartir con su hermano menos afortunado que él (recordemos el simbolismo de dos templarios sobre el mismo caballo) y que él debe saber abrir su puerta y su corazón a los desgraciados que pueda encontrar en su camino.
La obediencia: cuando se entra en una orden, cualquiera que sea, el primero de los mandamientos es la obediencia. La obediencia y el respeto por las reglas son los únicos medios de mantener las estructuras de un organismo en función, sin no la anarquía se instala y nosotros tenemos demasiados ejemplos alrededor de nosotros para querer seguirlos.
 
El servicio a los ejércitos: la Orden del Temple no está aquí para batirse de una manera física; no llevamos espada, ni armadura; no es cuestión de restituir cualquier compromiso militar. Pero recordemos que, en caso de conflicto, hemos elegido un ideal espiritual, y que este ideal haría falta saberlo defender con las armas en la mano si fuera necesario.
 
Temo que muchos Hermanos, presentes o ausentes, no hayan ponderado de una manera suficientemente seria el peso de su compromiso en nuestra Orden. ¿Cuántos no han sido seducidos más que por la apariencia, el porte del manto blanco, el título de Caballero, pero los actos, los hechos, dónde están? ¿Qué han hecho ellos por la Orden en general y por su evolución en particular?
 
Si no se nace Caballero, se puede, sin embargo, llegar a serlo y para ello se debe tomar y seguir un cierto camino que comienza por una iniciación. Esta iniciación va a permitir al hombre profano que quiera entrar en el Temple, separarse de las coacciones exteriores y de su historia personal. Va a alejarse de su medio inmediato, limitado y obtuso por confiar al Universo y a la Humanidad todo, dándole una dimensión sagrada.
 
El sentido de esta ceremonia invariable es ayudar al nuevo Hermano a afrontar la angustia provocada por un compromiso profundo y permanente. Esta ceremonia vivida por los que obtienen el título y por los Hermanos crea un lazo entre los adeptos y, si es vivida intensamente, puede provocar una auténtica comunión.
 
Comprendemos que estas ceremonias iniciales son muy importantes en el sentido de que pregonan un deseo de despertar el hombre dormido y de hacerle tomar conciencia de un posible estado superior, lo que era una de las misiones del verdadero Temple.
 
Nosotros, que hemos elegido la vía de la Caballería Templaria, sabemos que la meta que nos hemos fijado no es la Jerusalén Terrestre, sino la Jerusalén Celeste.
 
Para hacer actos de beneficencia o tener una conducta moral irreprochable, no es necesario entrar en el Temple. En nuestro caso, esto debe ser la consecuencia directa de una búsqueda situada mucho más alto. Hace falta, pues, comprender que el Temple es también el vehículo de una búsqueda esotérica para cada Caballero, y la síntesis de esta búsqueda es la formación de una encrucijada de civilizaciones y de corrientes espirituales primordiales, cuyos participantes se harían Guardianes de la Tradición, transmitida por vía esotérica desde el cristianismo primitivo (comprendemos mejor así las relaciones entre los Templarios y los musulmanes durante las Cruzadas, mucho más hechas de comprensión mutua que de traición del cristianismo por parte de los primeros).
 
Guardemos el espíritu abierto a la diferencia y practiquemos la tolerancia, así podremos tener ya un estado de espíritu apto para una comprensión más sutil de las cosas.
 
Cuando comienza a existir, el hombre se interroga sobre el sentido de su vida; desgraciadamente las respuestas que aporta a estas interrogantes son vagas e insatisfactorias, y se ve obligado a contentarse con opiniones, de creencia o de fe. El sentido de esta verdadera búsqueda existencial no será dado más que por un camino interior, guiado a la vez por la Fe, la voluntad de alcanzar el logro marcado y la intuición; tres cualidades indispensables para cualquier éxito temporal o espiritual.
 
La corriente templaria es una de las grandes vías occidentales que ha llevado en su seno los medios de desarrollar esta búsqueda espiritual y, más allá de esta simple búsqueda, ha propuesto a los templarios realmente dignos una realización mucho más importante… Quien tenga orejas que oiga…
 
Hemos dicho que nuestra meta era la conquista de la Jerusalén Celeste, la que cada uno lleva en lo más profundo de sí y que le permitirá, si llega a conquistarla, trascender el simple estado mortal que tenía hasta ese momento. Para confirmar esto, miremos el símbolo que llevamos en el hombro izquierdo: es una cruz, sin el hombre crucificado, y no por ella directa y únicamente ligada al cristianismo, pero sí a una tradición muy anterior que creía que el hombre caído estaba estrechamente atado a los cuatro elementos de la manifestación y que sólo por el centro de esta cruz podía extraerse el hombre elegido y digno de figurar con los justos a la derecha del Padre Eterno.
 
Comprender, mis Hermanos, que el Temple ofrece esta posibilidad a los que tienen bastante coraje, voluntad y perseverancia para emprender y mantener tal camino, pero el resultado al final es digno de la gracia que nos ha hecho Dios permitiéndonos estar aquí, pues no olvidemos que este trabajo no se hace únicamente en un sentido egoísta, sino también, y sobre todo, por la Más Grande Gloria de Dios: “Non nobis, domine, non nobis sed nomini tuo da gloriam”.
 
Patrick Emile Bracco
(in templariosymas.blogspot.pt)

Historia Secreta del Templarismo y de la Francmasoneria

Posted on Updated on

col2

El pasado viernes 13 de mayo, el Priorato General de la Republica de Colombia de la Orden Soberana y Militar del Templo de Jerusalem Universal – PGRC – OSMTHU, presentó la Conferencia “SECRET TEMPLAR HISTORY AND FRANCMASONERY” por el I∴P∴H∴ Timothy W. Hogan Gran Maestro de la Orden Soberana del Templo Iniciática – Ordre Souverain du Temple Initiatique – O.S.T.I. La conferencia sobre las Conexiones Templarías en la Francmasonería, documenta las pruebas que demuestran concluyentemente la conexión en la Masonería temprana y los Caballeros Templarios. La exposición hace un recorrido de la Historia Secreta de los Templarios así como un examen de la asociación Templaría con diferentes escuelas de iniciación en aquel entonces, y cómo estos rituales más tarde encontraron su camino en principios de la masonería.

El Priorato General de Colombia en la sede de la Encomienda Templaria Emirto De Lima & Sintiago ubicada en el Valle de Barranquilla, hicieron los respectivos reconocimientos otorgando el titulo de Miembro Honorario, por sus méritos como Escritor, Historiador e Investigador en la Masonería y el Templarismo al I∴P∴H∴ TIMOTHY WARREN HOGAN, quien sirve al mundo como Gran Maestro de la Orden Soberana del Templo Iniciática – Ordre Souverain du Temple Initiatique – O.S.T.I., perteneciente al linaje Templario de Palaprat; ha sido investido de Caballero en la Orden del Paráclito y la Paloma en Francia – Order of the Paraclete and the Dove; e investido de Caballero en la Orden de San Andrés – Ordre of Saint Andrews, y en la Real Orden de Escocia – Royal Ordre of Scotland, en Escocia; También ha sido investido Caballero en el Señor Caballero de la Estrella de Oro de los Caballeros de la Cañada – Gold Star Sir Knight of the Knights of the Glen.

Es Presidente de Circes Internacional – (http://circesinternational.org/), una organización que estudia las culturas del mundo y las tradiciones espirituales a lo largo de la historia, que se desempeñan como embajadores de la paz mundial. También trabaja como COO de Elite Sterling Security, es socio de los Quattro Coronati Tabacalera, y hace trabajo de asesoramientos en Hollywood, California, para la industria del entretenimiento.

col1

En su carrera masónica pertenece a la Gran Logia de Colorado, ha sido: Past Master de la Logia del Este de Denver #160 de Colorado; Past Master Kadosh para el Consistorio del Jurisdicción del Sur del REAA de los Estados Unidos; y Past Venerable Maestro del Allied Masonic Degree Council #429 Denver, Colorado. Miembro activo de la Enlightenment Lodge No. 198, ambos bajo la Gran Logia de Colorado. Él es un miembro fundador de Pythagoras Lodge No. 1841, bajo la Gran Logia de Escocia. Miembro Honorario del Wilkerson College Lodge N ° 760, en virtud de la Gran Logia de Carolina del Norte, y Miembro Honorario de la Research Lodge of Connecticut, bajo la Gran Logia de Connecticut. Él es un ex Profesor de Distrito de la Gran Logia de Colorado, Distrito # 53. Distinguido con el James Royal Case Award por la investigación masónica dentro de la Gran Logia de Connecticut. Es Caballero Templario en el rito de York de la Francmasonería., y un Caballero Comendador del grado 32 de la Corte de Honor (KCCH) en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Es Past Soberano Maestro del Allied Masonic Degree, Capítulo 425. Oficial activo en la Societas Rosicruciana In Civitibus Foederatis. Ha sido nombrado como un Señor Caballero de Oriente y Occidente en los Caballeros Masones de Irlanda – Sir Knight of the East and West in the Knight Masons of Ireland.

Esta Cancillería en nombre del Priorato General de la República de Colombia perteneciente a la Orden Soberana y Militar del Templo de Jerusalem Universal – O.S.M.T.H.U., ofrece agradecimientos por la gestión y coordinación a los hermanos masones: Comp∴M∴Miguel Caballero, de la muy Resp∴Log∴HERMES TRIMEGISTO #63; al V∴M∴Marco Gélvez de la muy Resp∴Log∴HERMES TRIMEGISTO #63; al muy Resp∴V∴M∴ RICARDO MEJIA M∴M∴30, de la muy Resp∴Ben∴ y Mer∴ Log∴ LUZ DE GIRARDOT #2, Gr∴Canciller de la Gr∴Log∴ de Col∴ con sede en el Ori∴ de Bog∴

 

Fr+++ MANUEL ANTONIO RICAURTE FLOREZ

Caballero Oficial Templario Canciller P.G.R.C.

O.S.M.T.H.U.

Priorato de Colombia – Celebracion de Juan Bautista

Posted on Updated on

SAM_0387a

La Celebración del Nacimiento de Juan el Bautista a Capítulo Cerrado de la Encomienda Emirto De Lima & Sintiago con sede en el Valle de Barranquilla es precedida por el Gran Prior General de la República de Colombia Francesco Cavalli durante el Solsticio de Verano bajo los Augustos Misterios en la dualidad del Jano: el Joven y  el Viejo, el uno Lampiño y el otro Barbado, el que mira al futuro y el otro al pasado; Jano – Janvier, da inicio al año tras el renacimiento del Sol en el Solsticio de Invierno; Joan, atraviesa los tiempos y los mitos de orígenes diversos de la dualidad de los dos Caballeros Templarios sobre el mismo corcel; Jano bifronte, como dos veces Juan, el Bautista y el Evangelista, el Solsticio de Verano y el Solsticio de Invierno, Santos casi gemelos; Jano del Pasado y Jano del Porvenir; Juan el Precursor y Juan el que debe regresar con la venida del Cristo.

El simbolismo de la muerte del Cristo en el Gólgota – Monte de la Caravela de Adam. “El cráneo evoca en las tradiciones iniciáticas la caverna que ilumina el ojo del mundo. El túmulo yermo, el Calvario, el Gólgota es ‘Cráneo’ y llevará la señal de la redención”

Juan el Bautista, el precursor y anunciador del Cristo, simbolizado de alguna manera en el Abraxas – Secretum Templi, sello usado por la Orden; Referenciado en la simbología Crística como el Cordero – Agnus Dei, manifestándose explícitamente como “Yo soy el garante del Cordero” e integrándose fundamentalmente a la vieja tradición del Culto de las Cabezas Cortadas, Juan y Jesús – el Cristo – símiles en el Tiempo – “Yo soy aquel que es igual que yo” – Solsticio del Agua y del Fuego.

Jano o Juan el Bautista en el plano Simbólico, son de relevante consideración para el Inner Temple que como en Ilo tempore en la Noche de los Tiempos hasta nuestros días se mantiene representado…

 

Fr.+++

Manuel Ricaurte F.

Canciller

PGRC – OSMTHU

Leonor de Aquitania, el mejor ejemplo del poder de la mujer en la Edad Media

Posted on Updated on

110698

Leonor de Aquitania (Poitiers, 1122- Fontevraud 1204) fue una mujer “excepcional”, longeva y “fascinante”, amada por unos y odiada por otros, pero para todos sin discusión el mejor ejemplo del importante poder que algunas mujeres ejercieron en la Edad Media, en contra de las creencias populares.

Así lo atestigua la investigadora científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Ana Rodríguez, en “La estirpe de Leonor de Aquitania” (Crítica), una obra en la que trata de entender el contexto en el que se movieron las mujeres de la época y explicar cuáles eran las relaciones entre mujeres y poder en los siglos XII y XIII, según cuenta en una entrevista con Efe.

Para ello, Rodríguez se fija en Leonor de Aquitania, una noble medieval francesa miembro de la casa de Poitiers que, por matrimonio, llega a ser reina consorte de Francia y, tras su divorcio de Luis VII, reina de Inglaterra al casarse con Enrique II.

La fuerza inicial del personaje procede, según la investigadora, del hecho de ser propietaria, por herencia de su padre, del condado de Aquitania, un lugar “estratégicamente situado” desde el punto de vista geográfico y “de una importancia tremenda” entre los reinos de Francia e Inglaterra.

Este hecho la convierte en “un peón fundamental” en la construcción de las relaciones familiares y de poder en la época medieval, al ser capaz de mantener ese poder durante seis décadas, un hecho “absolutamente excepcional” en la época.

“Todo eso, amparado con una estrategia permanente en las complejas relaciones con sus esposos e hijos, la hizo mantenerse en el juego político sin estar nunca al margen del mismo”, según Ana Rodríguez, quien afirma que, al final de su vida, Leonor de Aquitania se convierte en “la guardiana de la memoria de su familia”.

“Con estrategias variadas y cambiantes y alianzas con diferentes poderes, e incluso con sus esposos e hijos”, Leonor de Aquitania tiene el mérito de saber “gestionar” ese poder territorial que le es transferido por su padre, convirtiéndola en “toda una superviviente”, una mujer que vive 82 años y que, a su muerte, “ha enterrado a todo el mundo”, hasta el punto de que solo la sobreviven dos de sus diez hijos.

Pero fue precisamente su capacidad para ejercer un poder “para el que en principio, como mujer, no estaba legitimada”, el que la hizo ser detestada por los cronistas franceses e ingleses de la época, todos ellos eclesiásticos y en estrecha relación con los miembros más poderosos de la corte, para los que Leonor “siempre fue un peligro” y una mujer “que fascinó a todos, para bien o para mal”.

“Para ellos fue una especie de mujer que llevó el pecado a todo el que se cruzaba con ella”, según Ana Rodríguez, quien considera que el principal problema con el que se topó fue el de ejercer un poder que, “por la propia concepción del mismo en la Edad Media, no era legítimo”.

Según la investigadora, las mujeres de la sociedad medieval podían transmitir el poder y ejercerlo de ciertas maneras, “pero eso nunca tenía una legitimidad similar a la de los hombres”, y recuerda que “formaba parte de la normalidad” que todos los reyes tuviesen una esposa legítima, para darle hijos legítimos, y también amantes.

Para Ana Rodríguez, la última gran “misión histórica” de Leonor de Aquitania, que habla también de “su gran fortaleza”, fue la de cruzar los Pirineos y viajar, con 80 años, hasta Castilla para escoger entre sus nietas, las infantas de Castilla, a la que se convertiría en esposa del futuro Luis VIII, eligiendo a Blanca, una de las reinas más célebres y hábiles políticamente de Francia.

Dos años después de la elección de Blanca como futura reina de Francia, Leonor de Aquitania falleció en la abadía de Fontevrault, lugar en el que durante ese tiempo se dedicó “a construir la memoria de la familia” y los sepulcros que hoy todavía se pueden ver.

in La Razón

Por: Concha Carrón./Efe.

Cátaros, la doctrina prohibida

Posted on Updated on

z_OA_FR_10431-z

Mucho se ha escrito sobre catarismo desde distintos puntos de vista. Ahora, el autor de este reportaje nos avanza parte de las claves que desvela en su último libro Cátaros, el secreto de los últimos herejes –Espejo de Tinta–, un trabajo que dará que hablar…

Existe, no cabe duda, un neocatarismo impulsado por el romanticismo surgido a principios del siglo XX con autores como Peyrat, Roché, Magre o Gadal, que hicieron resurgir de sus cenizas –y nunca mejor dicho– la Cruzada Albigense. Otros recuperaron de la memoria unos hechos que pudieron haber cambiado el destino de Europa. A partir de los estudios efectuados por René Nelli, las investigaciones se convirtieron en más rigurosas, y con el paso del tiempo otros investigadores como Duvernoy y Roquebert tomaron el relevo. Finalmente, Anne Brennon, la actual conservadora del Centre d’Études Catahres en Carcasona, es quien ha proseguido con la labor historiográfica.

Pero también existe la otra cara de la moneda, innegablemente mucho más comercial. De Sède, Angebert, Blum o Nataf, por poner unos pocos ejemplos, son autores que han conseguido determinados éxitos con sus trabajos pseudos-esotéricos, en los que el misterio y las conjeturas son elementos principales.

No hay duda de que existen lagunas y muchas preguntas sin respuesta, pero, como en tantas ocasiones, se ha caído en el tópico y el cliché; fanáticos, anticlericales, dualistas y un sinfín de calificativos, han acompañado a los bons hommes a largo de la historia. Sin embargo, subyacen realidades mucho más profundas que no han sido divulgadas como merecieran, tal vez por omisión o por desconocimiento de las mismas.

A partir del descubrimiento del belga Théo Vencheleer de textos originales como el Ritual Cátaro escrito en occitano, que se encontraba en la biblioteca del Trinity College de Dublín, y el Interrogatio Iohannis, salvado milagrosamente de la persecución de los inquisidores, se produjo un cambio sustancial en las investigaciones. Hasta aquel momento, todos los estudios estaban basados en los documentos inquisitoriales y en las crónicas de los vencedores. Finalmente, con el hallazgo de los rollos del mar Muerto y los manuscritos evangélicos apócrifos de Nag Hammadi, el giro resultó definitivo.

Los descubiertos en el citado mar Muerto son los que han recibido mayor difusión. Tras largos años de investigaciones, a los que hay que añadir todo tipo de teorías, especulaciones e interpretaciones, se llegó finalmente a la conclusión generalizada de que los escritos pertenecían a la secta de los esenios. A partir de aquí, las opiniones están divididas entre aquellos que afirman que ello fue la base del nacimiento del cristianismo, y los que lo niegan argumentando que dicha religión apareció un par de siglos más tarde. Pero una corriente filosófico-religiosa no nace de la noche a la mañana; precisa de una base embrionaria, de un desarrollo y finalmente de su establecimiento, y ello sólo es posible con la ayuda del paso del tiempo.

Con los hallazgos de Nag Hammadi, menos conocidos y anteriores a los del mar Muerto, pues los primeros se produjeron en 1945 y los segundos en 1947, aparecen los textos denominados gnósticos. Se trata de los primeros Evangelios Apócrifos que, a modo de un guiño histórico, están sugiriéndonos que en ellos se encuentran las primeras corrientes –que serían llamadas dualistas mucho más tarde–, y en consecuencia heréticas para los Padres de la Iglesia.

Allí se encuentran las bases de todas las “herejías” que llegarían a convulsionar los intentos de la Iglesia para unificar criterios y llegar a constituir sus bases doctrinales. Desde Zoroastro hasta el catarismo, fueron muchas las figuras que basaron sus ideas y conceptos en esos textos. Pero lo más sorprendente del caso fue que de todas estas corrientes heterodoxas, el catarismo no sólo se basaba en un auténtico gnosticismo, sino que los propios Evangelios canónicos servían de base para su doctrina, sobre todo el de San Juan. Los cátaros aportan el libro de Los Dos Principios, atribuido a Jean de Lugio, el Ritual Cátaro o el Manuscrito de Florencia, como prueba para demostrar que eran auténticos cristianos. Unos pocos versículos bíblicos serán suficientes para comprobar por qué sus ideas –y más aún su comportamiento– ha sido tachado de radical.

El gnosticismo, y en consecuencia el catarismo, rechazaban el Antiguo Testamento. En él se descubren dos entidades antagónicas, una cruel y vengativa, y otra muy distinta, misericorde y bondadosa. Algo no encaja, y por ello, el llamado dualismo encuentra suficientes razones en las que basar sus argumentos.

Aparentemente, según reflejan las Sagradas Escrituras, Jesús estaba en contra de esa iglesia y de sus representantes. Con ello se enfrentaba al Jehová del Antiguo Testamento y a toda tradición hebrea tergiversada y alejada del verdadero mensaje. No es de extrañar que dijera en su momento, que no había venido para cambiar la ley sino para que se cumpliera.

La imposición de manos
El gnosticismo, del griego gnosis –“conocimiento”– no admitía una divinidad con propiedades y características negativas tal y como se exponían en el Antiguo Testamento, pues éstas se encontraban muy alejadas de los conceptos de un Dios bueno y justo. Su aceptación vendría a ser como un insulto a la inteligencia humana. Inteligencia que por otro lado era una de las manifestaciones creadas por la misma divinidad. Ello no tenía sentido y no encajaba con sus bases filosófico-religiosas. Tal rechazo se hacía evidente. Además, la salvación del ser humano tenía que efectuarse a través de una toma de conciencia de trascendencia y de conocimiento, y no con el seguimiento de una fe ciega cuya base doctrinal estaba en manos de intermediarios entre Dios y el hombre.

Existen versículos de los Evangelios que prueban la existencia de un profundo esoterismo siempre negado por la Iglesia. En el Nuevo Testamento, por ejemplo, pueden encontrarse apartados claramente significativos. El conocido consolhament de los perfectos del catarismo, es decir, la imposición de manos, es un claro referente. Este gesto ritual lo han realizado todas las religiones, desde Egipto hasta la actualidad.

Podrían citarse numerosos versículos en los que la imposición de manos está presente como en los Hechos de los Apóstoles (IXX, 2-6), cuando el apóstol Pablo se dirige a Éfeso, en Lucas (XIII, 11-13) y podríamos seguir con Números, Deuteronomio, Marcos, etc. “…una vez hayas acercado a los levitas hasta la presencia del Señor, los israelitas impondrán las manos sobre ellos”. “Josué, hijo de Nun, estaba lleno de espíritu de Sabiduría, porque Moisés había impuesto sus manos sobre él, y los israelitas obedecieron, obrando de acuerdo con la orden que el Señor había dado a Moisés”. “A los que tengan fe le seguirán estas señales: impondrán las manos a los enfermos y éstos sanarán”. Estos son, respectivamente, los versículos en los que, una vez más, el ritual de las manos se va repitiendo a lo largo de los Evangelios.

Los cátaros sabían del simbolismo evangélico. Jesús hablaba en parábolas para que tan sólo unos pocos supieran de los contenidos y su interpretación como sucedía con los apóstoles. Ciertos conocimientos estaban siempre presentes en sus enseñanzas, y en alguna ocasión, incluso el maestro llegó a pedir silencio sobre los mismos.

También la cruzada y su implacable persecución contra la denominada herejía albigense estaba argumentada por los perseguidos, pues ya había sido vaticinada en las Escrituras. Considerándose auténticos cristianos, se identificaban con las palabras de Juan el Evangelista (XVI, 2-3): “Os echarán de las sinagogas; y aún viene la hora, cuando cualquiera que os matare, pensará que hace servicio a Dios”. “…y estas cosas os harán, porque no conocen al Padre ni a mí”. Asimismo, en Mateo (X, 22-23) leemos: “Seréis odiados por los hombres a causa de mi nombre; pero aquel que perseverare será salvo. Y cuando os persigan en una ciudad, huid a otra”.

Jesús hijo… o no
Uno de los puntos más candentes y controvertidos de los Evangelios –y para el catarismo, claro está– es el de la divinidad de Jesús. ¿Dios encarnado o simplemente un hombre extraordinario? Motivo de grandes polémicas, discrepancias y persecuciones, para el gnosticismo se trataba de un ser humano excepcional, y para los cátaros de una ilusión corpórea aparente, conocida como docetismo.

El radicalismo del que fueron acusados los cátaros –y que muchos llevaron al extremo–, podemos encontrarlo en numerosos versículos. Si rechazaban la materia, a la jerarquía eclesiástica y afirmaban que Dios se encontraba en todo lo creado y en consecuencia no daban utilidad alguna a los templos, no era debido a una corriente filosófico-religiosa particular, sino por tomar las Escrituras como modelo de comportamiento. En las Epístolas de San Pablo a los Hebreos (X, 4) puede leerse: “…pues es imposible que sangre de toros y machos cabríos borren pecados”. Posteriormente repite el mensaje: (X, 11) y leemos lo siguiente: “…y ciertamente, todo sacerdote está en pie, día tras día, oficiando y ofreciendo reiteradamente los mismos sacrificios, que nunca pueden borrar pecados”. Estos versículos –y otros semejantes– eran la base por la cual el catarismo no daba ningún valor a la liturgia del denominado Sacrificio de la Santa Misa. Reprobaban que en cada ocasión se oficiara el sacrificio de la divinidad para salvación nuestra. Para ellos, nada más alejado de la realidad. Por dicho motivo tampoco podían venerar a la cruz, símbolo de crueldad y padecimiento que imposibilitaba la muerte divina. Dios eterno no podía morir –según afirmaba la Iglesia–, aunque se argumentara dicho fallecimiento como material, es decir, el cuerpo de Cristo, y no una muerte espiritual, su parte divina.

Estas ideas y conceptos, que se expandieron con el gnosticismo –mucho más cercano a los hechos–, dio como resultado el que muchos de los contenidos evangélicos posean un trasfondo gnóstico, a pesar de que ello sea negado por la institución eclesiástica. Buscando algunos versículos, como el de Lucas en los Hechos de los Apóstoles, nos ofrecerán una visión muy distinta de la predicada. El rechazo a los templos se encuentra en (XVII, 24): “El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, como es Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de manos”.

Proseguir buscando versículos que justificaran las posturas de las distintas herejías resultaría finalmente tedioso. En ocasiones, los evangelios se expresan de forma literal pero en otras el mensaje posee una doble lectura que va mucho más allá de lo aparentemente escrito.

Y los templarios
En otro orden de cosas, de entre los muchos interrogantes y respuestas pendientes sobre el catarismo, uno de los enigmas que han suscitado todo tipo de opiniones y teorías, ha sido sin duda alguna la posible relación entre la Orden del Temple y los cátaros. Unos consideran que los templarios combatieron al lado de los cruzados y en contra de la herejía, debido al juramento de obediencia a la Iglesia y al rey. Otros creen que no participaron en el genocidio pues para ellos los cátaros en realidad no eran heréticos sino simplemente cristianos. Unos terceros, incluso, llegan a sostener que ayudaron a los supervivientes a llegar a España.

Sea como fuere, existen una serie de indicios que hacen sospechar que tanto cátaros como templarios sostuvieron buenas relaciones. No se trata de pruebas concluyentes, pues la mayoría de ellas fueron a título personal, pero suficientes como para tener dudas más que razonables al respecto. Se sabe de la amistad que existía entre la familia Vernet y la encomienda templaria de Mas Déu, en el Rosellón. Dicha familia procátara, hizo entrega de tierras a la Orden. El señor Pons II de Vernet, se convirtió en su benefactor y en cofrade del Temple en 1223. Enterrado en dicha encomienda, la Inquisición ordenó la exhumación del cadáver, y juzgado post-mortem por hereje, sus huesos fueron quemados como los de tantos otros. Tuvo el mismo fin Arnaud de Mudagons, cuya familia estaba muy unida a la de Vernet.

Al comienzo del siglo XIII, la nobleza del Languedoc tenía lazos familiares y de parentesco con la Orden templaria. Muchos caballeros pertenecían a la nobleza, y a pesar de sus votos de castidad, los monjes-guerreros tuvieron esposas con mujeres de dicho estatus. A ello se añadía el deseo de ser enterrados en tierra cristiana, evitando la excomunión, “arma” muy utilizada por la Iglesia en aquella época. Conocidos “herejes” como Olivier de Termes y Bernard Hugues de Serralongue, hicieron importantes donaciones al Temple. Béranger, de la familia Barabaira, fue bodeguero de las encomienda de Mas Déu.

Uno de los grandes señores de aquel tiempo fue Pierre de Fenouillet, quien sostenía excelentes relaciones con las nobles familias heréticas del vecino Languedoc. En compañía de Chatbert de Barabaira y Raymond Trencavel, reconquistaron el Razés, antes de verse obligados por los vaivenes de la contienda a refugiarse en el Rosellón. Veinte años después de su muerte, acontecida en la encomienda de Mas Déu en 1261, el inquisidor Pons de Huguet abría una investigación. A pesar de la oposición familiar fue condenado al igual que Pons II de Vernet y Arnaud de Mudagons a que sus huesos se quemaran por herejes.

Otro hechos no menos importantes van añadiéndose a la supuesta conexión cátaro-templaria. Cerca de Carcasona, en la encomienda de Douzens, fueron descubiertos unos documentos en los que podían reconocerse una serie de donaciones efectuadas a la iglesia cátara. Estas pruebas, que van apareciendo poco a poco, parecen ir confirmando teorías rechazadas por el historicismo académico.

Finalmente, existe una no menos curiosa situación histórica que bien merece nuestra atención. Hubo un noble llamado Bertrand de Blanchefort, según documentos, conocido por sus supuestas conexiones con el catarismo y que había luchado al lado del célebre Raymond Roger de Trencavel –vizconde de Carcasona–, antes de formar parte de la Orden del Temple. Al convertirse en caballero, hizo donación de sus tierras situadas en las cercanías de Rennes-le-Château y de Bezu, una de las más importantes encomiendas de la región. Su progresión dentro de la Orden le llevó a convertirse en Gran Maestre (1156-1169). Mandó venir desde Alemania a un contingente de mineros para que cavaran una serie de galerías bajo el monte Blanchefort, pues una hipótesis de siglos indica que dichos túneles tenían que servir de almacén clandestino al Temple. Hasta hoy, nada se sabe al respecto.

Los textos ocultos
El espacio del que disponíamos está llegando a su fin, pero todavía nos permite conocer algo novedoso –o cuanto menos insólito– de la llamada herejía albigense. Desde que se desarrolló la escritura, se buscaron sistemas para ocultar mensajes codificados. Esos criptogramas han sido utilizados por todas las lenguas y culturas. En el llamado Manuscrito de Florencia, uno de los escasos textos cátaros originales que se conservan, aparecen tres líneas escritas por mano ajena al documento que se encuentran a pie de página y cuya caligrafía es claramente diferente.

Redactado en latín, como era costumbre, el contenido criptográfico hace referencia al archiconocido consolhament, es decir, la imposición de manos. Clasificado como Folio 51r, se ha llegado a descubrir que se utilizaron dos métodos o sistemas para su realización. Los investigadores A. Dondaine, su descubridor, y A. Borst, dataron dicho documento aproximadamente de 1280 y 1276 respectivamente. Tal vez el catarismo todavía guarda celosamente alguna que otra sorpresa que en su día nos obligará a escribir nuevamente su historia.

Y es que la historia de Occitania es la de un país bañado por el Sol, en el que se comerciaba con Oriente, desde donde partían las expediciones de las Cruzadas hacia Tierra Santa, y en la que el hombre y la mujer eran iguales ante la ley. Tolosa y Avignon eran más importantes que París o Roma, y ambas ciudades seguían las reglas del derecho romano.

La cruzada albigense fue un buen pretexto para que el rey y los barones del norte se apoderaran de todo el Midi francés, y para que la Iglesia no perdiera su poder. Ya Clovis tramó el pretexto del arrianismo para invadir el sur en el año 506, ganando a los visigodos, aliados de los gascones, en la batalla de Vouillé. El rey de Francia y sus barones sólo hicieron lo mismo 700 años más tarde, invocando la herejía cátara. La historia siempre se repite.

Sourced from akasiko

Los templarios no caben en Soria

Posted on Updated on

La escultura de ‘Los Templarios’, del escultor Eduardo Mazariegos, tendrá que seguir ‘durmiendo’ en una nave de la avenida de Valladolid durante algún tiempo más.

Y es que, tal y como reconoció el concejal de Urbanismo, Luis Rey, su colocación en la capital se ha aparcado. Matizó que “no se ha descartado, pero ha dejado de ser una prioridad”.

Desde el Ayuntamiento se barajó, con motivo de Las Edades del Hombre y la remodelación de calles del barrio de San Pedro, instalarla en la plaza enfrente de la Concatedral. Finalmente, un pequeño árbol ocupó su lugar antes de la inauguración de la muestra. Aunque también se habló de la posibilidad de proceder posteriormente a su instalación, esta opción también ha sido descartada por el Ayuntamiento capitalino. “No se colocó entonces, ahora ya no, los vecinos están contentos con el árbol”, añadió Rey.

El principal problema con el que se topó el Ayuntamiento era económico, es decir, su adquisición. Hablamos de una pieza de 3.000 kilos con un coste de 80.000 euros, si la opción hubiera sido adquirirla en propiedad. En el caso de haber optado por el alquiler, este ascendía unos mil euros al mes, más el coste del seguro que había que contratar para evitar daños por vandalismo.

Sin embargo, tal y como señaló Rey, esta última opción, la del alquiler, ya fue desestimada “ya que no encontramos un seguro» que se adaptara a las necesidades que requería su protección”.

La propiedad de la pieza está en manos de Ángel González, el cual espera que algún día ‘Los Templarios’ tengan la oportunidad de ser expuestos y pueda por fin salir de la nave del polígono. Sin embargo, la propiedad intelectual sigue siendo del autor de la escultura, Eduardo Mazariegos.

No sería la primera vez que la pieza se expusiera. Ya sucedió hace más de 15 años, cuando ‘Los Templarios’ estuvieron en la Plaza Mayor de Soria. Posteriormente, tuvo la oportunidad de recorrer la geografía española y estuvo en la Expo de Sevilla y en Valladolid.

in elmundo.es

Representación de la caída del castillo templario en Monzón

Posted on Updated on

agenda

Los días 2, 3 y 4 de octubre se pondrá en escena Legendaria VI, templarios, la caída que es un evento que recreará la resistencia y rendición de la última fortaleza templaria de Monzón, mediante un proyecto turístico-educativo diseñado para enseñar la historia por medio del juego, la interpretación, la formación en valores y el aprendizaje.

El acto comienza el día 2 de octubre con la recepción de participantes en el pabellón Joaquín Saludas y la presentación de la actividad.

El sábado un pasacalles desde la plaza Mayor hasta el Castillo, teatro interactivo y conferencia en el Auditorio San Francisco “La Caída de los Templarios”. El domingo teatro interactivo y entrega de trofeos.

Lo organizan la Asociación Legendaria Simulación, Héroes del Destino, Patronato de Cultura, Comarca del Cinca Medio y Trotamundos.