Tras la pista de san Guillermo

Posted on Updated on

0625.jpg

SAN GUILLERMO fue un caballero-monje muy admirado por las órdenes de caballería debido a su valentía y religiosidad. Tanto es así que una de estas órdenes le erigió una ermita que dio nombre a un monte de Fisterra.

El cardenal Jerónimo del Hoyo, que visita la ermita en 1607, dice que había un sepulcro donde estuvo el cuerpo del santo. Además, cuenta la leyenda de un ermitaño de Fisterra que pretendía subir desde la costa por la ladera del monte hasta su refugio un tonel de vino que le había sido regalado por unos franceses, cuando un demonio disfrazado de campesino se le presentó, y lo hizo rodar cuesta abajo, estrellándose el barril e hiriéndose su portador.

Este relato coincide, como sugirió Benjamín Trillo, con un pasaje del libro Vie de Benoît d’Aniane, del año 823, escrito por el hermano Ardon, sobre un monje al que se veía con frecuencia llevar pellejos de vino sobre el asno que montaba. Este monje era Guillermo, conde de la ciudad de Toulouse, Francia, y que más tarde fue nombrado duque de Aquitania por Carlomagno, primo de su abuelo Charles Martel.

Invasión

Cuando los sarracenos invadieron el sur de Francia en el año 793, Guillermo con su ejército los expulsó, y en el 801 cooperó en la reconquista de Barcelona. Regresó a su patria, y en el año 806 se retiró a la abadía benedictina de San Salvador de Gellone, que él mismo fundó en el 804, en la vía tolosana que va a Santiago; plantó viñas, creó una biblioteca, enriqueció su iglesia con reliquias como un trozo de la cruz del Señor y es allí donde hoy reposan sus restos.

A este convento se refiere, en 1417, Nomper II Señor de Caumont y caballero de la Orden del Santo Sepulcro, cuando visita la ermita de San Guillermo: «Allí hay una gran montaña donde está ubicada una ermita que recuerda a la de Saint-Guilhem en el valle de Gellone», hoy llamada Saint-Guilhem-le-Désert en Hérault, Francia.

En 1426, Sebald Rieter visita la ermita y escribe: «Allí yace el cuerpo del venerable señor San Guillermo que hizo en Fisterra muchos milagros».

Nicolas Popplau escribe en 1484, que en la Iglesia de Santa María de Fisterra se exhiben las reliquias de un brazo de San Guillermo en un relicario de plata; pues bien, en 1151 Raimon, abad de Sant-Guilhem-le-Désert, hizo este regalo a los Templarios de la iglesia de Sante-Eulalie-de-Cernon, al sureste de Millau, encomienda principal de Larzac, que traerían a Fisterra años más tarde. Y esto explica varias cuestiones…

Explicaciones

Primero, que una escuadra francesa haya robado en 1552 las valiosas reliquias del santo que estaban en la iglesia; segundo, que Fray Martín Sarmiento en 1745, cuando llega a la ermita, se encontrara una imagen de «…San Guillermo de piedra vestido de agustino…», siendo que el santo era benedictino, pero la regla de San Agustín fue la que observaron los Templarios originalmente; tercero, que la Orden del Temple que erigió la ermita fue prohibida por el Papa, hecho que explica la negativa arzobispal de 1901 al pueblo de Fisterra en su intento de reconstruirla (iniciativa que valdría la pena retomar hoy día), y, cuarto, que existan varios textos extranjeros haciendo referencia a esta villa y a su santo foráneo.

Por todo lo expuesto, difícilmente podríamos creer que San Guillermo sólo fue un eremita que el pueblo canonizó y no percatarse de la importancia de este santo, como sí lo hicieron un cardenal y un fraile benedictino.

in http://www.lavozdegalicia.es

3 thoughts on “Tras la pista de san Guillermo

    Marisa B. Traba said:
    August 24, 2007 at 8:49 pm

    Deseo aclarar que el autor de la nota citada más arriba es el señor Juan Gabriel Satti Bouzas, habitante de Finisterre. Este es el nombre del Cabo y del pueblo donde se halla la ermita de San Guillermo, Fisterra es un híbrido que inventaron los creadores del nuevo idioma gallego, pero el lugar es conocido mundialmente como Finisterre, nombre atrayente que es utilizado por muchos como gancho publicitario. Gracias a las notas realizadas por este señor ahora se están realizando excavaciones arqueológicas en dicha ermita. Atte.

    Luis Matos responded:
    August 24, 2007 at 10:04 pm

    Gracias por aclararlo Marisa. Nosotros solo transcribimos, dando referencia de fuente, el articulo de La Voz de Galicia. Pero a nosotros tambín sonó raro “Fisterra” y no “Finisterra”, y incluso lo buscámos en la web, pero con tantas referéncias a Fisterra, se lo hemos atribuído a nuestro desconocimiento de la geografia más detallada de la zona, y nos hemos atenido al la fuente periodistica. Finisterra, claro, no deja dudas sobre su significado: Finis + Terra (“donde termina la tierra”).

    A. Fernández said:
    December 28, 2008 at 10:38 am

    La hermita de San Guillermo, conocida localmente como “pedida de San Guillermo”, ha estado, desde muy antiguo, ligado a ritos de fertilidad. En el interior de la hermita se puede ver una antigua lápida a la que, usada como cama, se le atribuyen propiedades milagrosas al permitir que parejas estériles puedan procrear.
    Parece que el origen de esta tradición sería muy anterior al medievo y, por tanto, a la propia hermita, siendo el lugar, ya desde tiempos ancestrales, un enclave dedicado a este tipo de rituales de fertilidad.
    Las excavaciones que se están llevando a cabo parece que aportarán importante información sobre el enclave. Habrá que esperar a que se publiquen los resultados…
    Saludos.

Comments are closed.