Palencia – La bella desconocida

Posted on Updated on

palencia2.jpg 

Jorge Manrique y el Marqués de Santillana, poetas de verso inmortal, tuvieron su cuna en esta ciudad, que fue considerada como uno de los focos más importantes de la vida política, cultural, artística y social de la España de los siglos XIII al XVI. Cayetano Enríquez de Salamanca escribía en 1987: “Palencia es una alargada provincia que pocos españoles conocen”. Y no parece que la situación haya cambiado. Injustamente olvidada, sus tierras encierran historia y un inaudito tesoro de obras de arte.

Si una palabra pudiera definir a Palencia sería cultura. En el siglo VII se fundaba una escuela episcopal, y en 1208 Alfonso VIII le concedió el privilegio de ser sede de la primera universidad española.

Palencia es su arte y sus monumentos. La tierra donde el Cid Campeador realizó sus esponsales con doña Jimena en la iglesia de San Miguel, que hoy luce una magnífica torre gótica, La “bien plantada”, la más original de su estilo en España. Es también tierra de conventos, como el de San Francisco y el de San Pablo, o el Monasterio de Las Clarisas, donde Zorrilla sitúa la leyenda de “Margarita la tornera”.

catedral10.jpg

La catedral, bien denominada “La bella desconocida”, equivale a todo un conjunto monumental. Los muros y pilares descansan sobre los restos de la basílica erigida por Wamba en el año 672. Exteriormente adusta, esconde un verdadero tesoro artístico.

La cripta de San Antolín permite contemplar las columnas visigodas y los restos románicos. Se respira un aire de leyenda. El acceso se hace por el transcoro, “obra de hadas”. Dediquenle algunos minutos a contemplar el Cristo de las Batallas, cierren los ojos y vivirán las veladas de los caballeros enfundados en sus armaduras antes de partir al campo de batalla.

Camino a Frómista cruzamos por Monzón de Campos. Merece la pena visitar su castillo. Es la fortaleza más antigua de Castilla, hoy restaurada y convertida en hospedaje.

Seguimos nuestro camino. Sólo cinco kilómetros nos separan de Támara, palenque de la batalla de Tamarón, que dio origen a la unión de los reinos de Castilla y León. Destaca la iglesia de San Hipólito, más bien una catedral. El interior es un verdadero museo. Hay que visitarla a la luz del día, para ello, deben contactar con doña Concha, en el bar del mismo nombre (979-81 02 46). Próxima se encuentra la iglesia del Castillo, románica, ocupada por los Templarios, y en la que se ubica el Museo Etnográfico.

Con el ánimo bien templado se llega a Frómista, la “Villa del Milagro” desde el siglo XV. Es la capital del románico palentino. La iglesia de San Martín, fundada en el siglo XI, está considerada el ejemplar románico más puro: una obra maestra. Es aconsejable visitarla por la mañana, la luz es más adecuada para contemplar los capiteles.

Los templarios

Son interesantes las iglesias de Santa María del Castillo y San Pedro. El queso de la zona tiene merecida fama, y uno de los puntos de compra y exposición es Venta Bofford, al lado de San Martín.

iglesia153.jpg

Camino a Carrión es casi obligado detenerse en Villalcazar de Sirga. De gran importancia en el Medievo, y encomienda de los Templarios. Su iglesia de Santa María la Blanca, gran obra del románico ojival, alberga una imagen de la virgen que fue cantada por Alfonso X en Las Cantigas. La capilla de Santiago encierra el sepulcro de un templario, nada habitual, y los del infante Felipe y su mujer Leonor, verdaderas joyas. Lo mejor es contactar con el cura párroco para visitarla. Los reconocidos almendrados y amarguillos los pueden adquirir, al lado del templo, en La Perla Alcazareña.

Historia, arte y cultura es lo que nos espera en la siguiente parada. Carrión de los Condes es una ciudad histórica. Está inscrita en el Romancero, donde campea con la falsedad, hoy diríamos amarillismo histórico, de la afrenta al Cid por parte de los Condes, o Infantes, en el maltrato a sus hijas doña Elvira y doña Sol. En Carrión nació el Marqués de Santillana, autor de las famosas Serranillas. La trilogía artística de Carrión la forman San Zoilo y las iglesias de Santa María y Santiago, hitos en la Ruta Jacobea.

El templo más antiguo es el de Santa María del Camino. En el interior destacan la imagen policromada de Santa María, de rara perfección, y el patetismo del Cristo renano. Cerca se encuentra la iglesia de Santiago, con una impresionante fachada. Conviene visitarlas con el padre José Mariscal.

El Monasterio de San Zoilo, con su fabuloso claustro renacentista, es una joya. Alberga los sepulcros románicos de los condes. En las cercanías de Carrión encontramos las villas romanas de Quintanilla de la Cueza y La Olmeda, en Pedrosa de la Vega, bella residencia con mosaicos polícromos.

por Jose Luis Jimenez, elmundo.es

fantasticas fotos de jorgetutor.com

palencia3.jpg

.

One thought on “Palencia – La bella desconocida

    MAB said:
    June 13, 2008 at 1:52 pm

    Palencia tanto como ciudad como la provincia, tienen mucho que ofrecer al visitante. Realmente es una pena que se conozca tan poco.
    Un abrazo.

Comments are closed.