Un tesoro de papel

Posted on Updated on

patio2g.jpg 

El Archivo de la Corona de Aragón comienza a desempolvar parte de la historia de los valencianos con la creación de su patronato. No son papeles cualesquiera, sino que constatan la existencia del antiguo Reino de Valencia, circunscrito a los años dorados de la Corona de Aragón. El tesoro en papel no vive en la capital del Turia, sino en el edificio de los Almogávares de Barcelona.

Hasta este emplazamiento se dirigieron ayer los cuatro presidentes autonómicos de los territorios que en los siglos XII y XVIII formaban la Corona de Aragón: Francisco Camps, Jaume Matas, Marcelino Iglesias y José Montilla, como representantes de la Comunitat, Baleares, Aragón y Cataluña, respectivamente. ¿Cuál es su cometido? Crear, junto con la ministra de Cultura, Carmen Calvo, el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón.

Este depósito histórico es lo que queda de la antigua cancillería real de la Corona de Aragón. Incluye pergaminos referentes al Reino de Valencia; registros del Consejo Supremo de Aragón, 54 volúmenes del Mestre Racional y fondos referentes a señoríos valencianos, según el Ministerio de Cultura. Gracias a estos papeles se puede escribir parte del histórico pasado de los ciudadanos de la Comunitat Valenciana, sobre todo el que arranca en el remoto año de 1318.

El Archivo de la Corona de Aragón nació por el designio de un monarca meticuloso como fue Jaime I, que sabía esgrimir la documentación como arma legal y diplomática para incorporar territorios y jurisdicciones. La práctica de anotar en libros, primero en forma resumida y luego más extensamente, las cartas y órdenes más importantes que la cancillería real sellaba y expedía, empezó en los últimos tiempos del reinado del Conquistador. Esta costumbre, además, se benefició de la extensión del uso del papel.

jaime1.jpg

La cantidad de antiguas escrituras de la Casa Real, los archivos incautados a los Templarios (1307), y la complejidad de la documentación producida por su propia cancillería, movieron al rey Jaime II (1231-1327) a destinar al depósito dos cámaras del Palacio Mayor de Barcelona. Dicho monarca ordenó la copia íntegra de los documentos en series temáticas de registros, convirtiendo este trámite tan obligado como el mismo sellado.

Su sucesor, Alfonso el Benigno (1327-1336), siguió el ejemplo paterno, y es igualmente enorme el cúmulo de los papeles y escrituras conservados, tanto administrativos como privados. Entrado el reinado de Pedro el Ceremonioso (1336-1387), el archivo real decae en la consideración de archivo particular o privativo del monarca.

Tan meticuloso y ordenancista como su abuelo, o más, Pedro el Ceremonioso se guió por el instinto de conservar la documentación que le interesaba tener a mano para cuando fuera necesario, y desentenderse de valores transitorios. Así mandó expresamente al Archivo de la Corona de Aragón para que allí se conservaran: el Libro de Privilegios de Mallorca, incautado cuando la incorporación de este reino (1344); el Libro de Privilegios de Valencia, cancelado al derrotar la Unión (1348); el original de sus célebres Ordenaciones; el original del Crónica General de sus antepasados que mandó escribir; el proceso contra Jaime de Mallorca; sus discursos a las Cortes y un largo etcétera.

Lo más destacable de Pedro el Ceremonioso es haber convertido el archivo en una oficina permanente de trabajo documental, nombrando archiveros que conservaban y custodiaban los legajos. Las tareas de indiciación de los fondos se instauraron durante esos años.

En los siguientes reinados, a pesar del cambio de dinastía (1412), la funcionalidad del archivo respecto de la Administración Real se mantuvo con variaciones, según el Ministerio de Cultura. Mientras los documentos de la Corona daban fe de los derechos y prerrogativas del monarca (que afectaban los intereses de sus súbditos, aquellos que habían pagado por obtener la ejecutoria de una sentencia, la legitimación de hijos naturales…), el archivo real era público.

Las primeras en pedir accesibilidad a los documentos fueron las Cortes de Valencia, consiguiendo del rey Alfonso, en 1419, que en la Cancillería se confeccionaran registros exclusivos para los asuntos regnícolas, y se custodiaran en el Real de Valencia.

Las Cortes catalanas de 1481 aprobaron una Constitución por la que el archivero real estaba obligado a mostrar las cartas que afectaran a particulares, y dar traslado de ellas. El rey Alfonso prohibió en 1702 que nadie sacara libros, cartas o documentos bajo ningún concepto.

La dinastía borbónica, que como lugar de residencia abandonó Barcelona ante Madrid, cerró el archivo a nuevas incorporaciones en 1727. En 1754, una cédula dictaba el reglamento para el funcionamiento de la extinta cancillería real y por primera vez se refirió a él como Archivo de la Corona del Aragón.

A finales del siglo XVIII, el archivo fue trasladado a una dependencias lúgubres del Palacio de la Audiencia. De allí salió en dirección al Palacio del Lugarteniente en 1853, donde le archivero Próspero de Bofarull se esforzó en poner orden y sacar a la luz el tesoro de papel.

El Archivo de la Corona de Aragón es el pasado de los valencianos impreso en letras que el tiempo no borra, pero no toda la historia de la Comunitat Valenciana está en Barcelona. El Archivo del Reino de Valencia conserva otras muchas joyas de pasta envejecida y con olor a pasado de gran valor.

patio3g.jpg

cvelasco@lasprovincias.es

One thought on “Un tesoro de papel

    J.L. TRILLO said:
    February 9, 2007 at 10:13 pm

    QUERIDOS AMIGOS EN LO TEMPLARIO. SALUDOS FRATERNALES DESDE BARCELONA. POR FIN SE LE DA IMPORTANCIA -FUERA DE CATALUÑA- AL ARXIU- HAN TENIDO QUE PASAR MUCHOS AÑOS, PARA LA RECLAMACION DE PAPELES, RESTITUCION-DEVOLUCION Y AHORA SE RE-DESCUBRE EL MEJOR ARCHIVO MEDIEVAL, GUARDADO Y OLVIDADO POR MUCHOS HISTORIADORES DE FUERA, QUE NI LO CITABAN POR SER CATALAN Y ESTAR EN CATALUÑA- COSA MENUDA Y SECUNDARIA. AFORTUNADAMENTE LA CORDURA PARECE QUE REINA DE NUEVO, GRACIAS A ESTOS GOBIERNOS TRIPARTITOS Y PROGRESISTAS. QUE CUNDA EL EJEMPLO Y SE RESTAURE Y REORGANICEN MUCHOS ARCHIVOS “”DURMIENTESD-EN SUEÑOS”” “”TEMPLARIUM HISPANIAE”” J-L. TRILLO-Comendador. “”TEMPLARIUM HISPANIAE””

Comments are closed.