El Museo de Tudela expone 5 pergaminos sobre las disputas entre el Cabildo y los templarios

Posted on Updated on

2009060501545847_640

Desde su desaparición a inicios del siglo XIV, la Orden del Temple ha estado envuelta en un halo de misterio que perdura hasta nuestros días. El cine y la literatura han puesto de moda a estos monjes-guerreros a los que se les relaciona con leyendas como la del Santo Grial, el Arca de la Alianza y el tesoro del Rey Salomón.

Ahora, y hasta el 30 de julio, el Museo de Tudela expone cinco pergaminos pertenecientes a los archivos eclesiásticos de la capital ribera en los que se muestran las disputas acontecidas entre el Cabildo y los templarios de Ribaforada en el último cuarto del siglo XII.

Los conflictos que por aquel entonces enfrentaban a ambas partes eran mucho más prosaicos que las leyendas místicas que adornan la historia de la Orden del Temple. Los citados pergaminos muestran la disputa entre ambos bandos para dirimir qué parte de la renta que pagaban los campesinos correspondía al Cabildo y qué porcentaje debía recibir el Temple.

El Temple fue una de las órdenes militares católicas herederas de Alfonso I El Batallador, recibiendo las tierras que el rey conquistó a los musulmanes en Navarra. Así, los templarios heredaron campos en varias localidades riberas, entre las que destacaba Ribaforada, cuya fundación se atribuye a esta orden en el año 1157. En este municipio, la Orden del Temple contaba con un gran almacén en el que guardaban las cosechas recogidas por los campesinos que trabajaban sus tierras a cambio de una renta.

Un largo litigio

El destino de esta renta era el motivo del conflicto entre Cabildo y Temple. “Las tierras eran de los templarios, quienes desde 1139 estaban exentos del pago de diezmos a la Iglesia, pero el Obispo pedía una parte para la manutención del párroco de Ribaforada por el servicio que prestaba en la localidad”, explica Vicente Ilzarbe Gorosquieta, responsable del archivo eclesiástico tudelano, quien puntualiza que los pergaminos expuestos también muestran otros conflictos, siempre de tema económico, sobre rentas en otras localidades de la zona.

En la exposición se puede contemplar un pergamino que muestra el inicio del pleito por las rentas de Ribaforada, fechado en 1193, y otro documento, firmado por el Papa Celestino III, confirmando un acuerdo entre templarios y Cabildo. “Además, en el archivo conservamos un documento fechado en 1246 que parece ser el acuerdo final entre ambas partes pero, al no estar traducido, no se conocen los términos concretos”, indica Víctor Paricio Abad, técnico del archivo.

Los Pergaminos

Pergamino C_0070 (1173). Recoge el acuerdo entre el prior de Santa María de Tudela, Forto; el cura regente de Novillas y Bonalfons, Pedro Juan; y los demás frailes templarios. Versa sobre un exarico -renta pagada por un moro- que Juan, escribano del Rey de Navarra y Canónigo de Tudela, donó a esta iglesia al tiempo de su muerte.

Pergamino C_0071 (1173). Muestra un acuerdo entre el prior de Santa María de Tudela, Forto, y el prior de los Hospitalarios de Mallén y Calchetas sobre los diezmos a pagar por erigir una parroquia con baptisterio y cementerio en Calchetas que dependa del Cabildo.

Pergamino C_122 (1192). Recoge el acuerdo entre don Juan, Obispo de Tarazona, los templarios y el prior de Santa María de Tudela sobre una herencia que tenía el Obispo en Calatayud sobre las iglesias de Ambel, Ribaforada y Alfaro; y los diezmos de Estercuel, Azut, y Espedola.

Pergamino C_1171 (1193). Fallo del pleito resuelto por el Arzobispo de Tarragona, don Berengario, entre don Juan , Obispo de Tarazona y los templarios de Ribaforada.

Pergamino C_1119 (1196). Confirmación de un acuerdo entre los Templarios de Ribaforada y el Cabildo de Tudela por parte del Papa Celestino III.

in Diario de Navarra

About these ads